"Trabajemos por la unidad y la esperanza"



Querida familia Cluny:

Quisiera empezar retomando las palabras de nuestros querido Papa Francisco quien, en su visita al Perú, nos encargó trabajar unidos por la esperanza de una país mejor, empezando por unir a nuestras familias, a las personas con quienes trabajamos, a los amigos, a los vecinos, y en sí a todos quienes nos rodean. El Papa no nos pide grandes hazañas, solo creer en algo muy sencillo y que a la vez requiere de todo nuestro esfuerzo: "La unidad y la esperanza". Un reto enorme para un país como el nuestro. Me parece importante, como familia, mirar el pasado con gratitud y valorar así la presencia de la Congregación San José de Cluny en el Perú, la cual ha estado marcada a lo largo de los años por la unidad y la esperanza. Desde 1870, las Hermanas estamos presentes en este maravilloso país, respondiendo al llamado que hizo el gobierno de Francia a la Congregación para atender a los enfermos franceses en la Clínica "Maison de Santé". Posteriormente, se nos solicitó encargarnos de la educación de los hijos de las familias francesas en Lima.

Con el correr del tiempo, nuestras Hermanas, fieles al carisma de la Madre Ana María Javouhey y animadas por su enseñanza “Quisiera estar en todas partes en donde hay peligro y sufrimiento”, descubren nuevas necesidades; y en su deseo de responder a ellas y a los signos de los tiempos, no solo abren colegios en Ica, Lima (Surquillo), Barranco, Magdalena, Callao, sino que también fundan otras misiones con fines apostólicos en diversos departamentos. Hoy, nuestros tres colegios (Barranco, Callao y Surquillo), continúan con esta noble tarea de evangelizar a través de la educación, poniendo énfasis no solo en la formación académica de los niños y jóvenes que les son confiados cada año, sino que, principalmente los forman integralmente como personas y los prepara para enfrentar los retos de la vida moderna; pero desde una perspectiva cristiana que los lleva a comprometerse con valentía, prudencia, audacia y decisión a ejemplo de Ana María , con este país de contrastes que es nuestro Perú.

Como “Red Cluny“, las hermanas y todos los que conforman la familia Cluny en nuestros colegios, esfuerzan por trabajar en unidad, en una participación activa, humilde y responsable con una sola motivación. “que todo lo que hagamos sea para mayor gloria de Dios”. Con esta memoria queridos padres de familia, estudiantes, hermanas, personal docente, administrativo y de mantenimiento, quiero invitarles a mirar el pasado con gratitud, vivir el presente con pasión y abrazar el futuro con esperanza. Que este año 2018, no perdamos de vista la actitud de cercanía y familiaridad con el Señor, no nos quedemos como cristianos que se conforman con tener una actitud buena con el Señor. Somos familia, les recuerdo lo que nos dice Jesús: “Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la palabra de Dios y la cumplen”. Que Cristo guie cada uno de nuestros pasos, ilumine nuestras decisiones y nos fortalezca para que podamos entregarnos con alegría y confianza al Dios de la vida, al Dios de la esperanza. Los acompaño siempre con mis oraciones, “Una familia unida es la esperanza de la Iglesia y del Perú”.

Sor Miriam Felix Lopez
Superiora Provincial de la Provincia Perú – Cuba

Enlaces de Interés

Casa madre

Congregación Perú - Cuba

Casa de la espiritualidad